No suena muy tentador “coliflor”, pero juro lo es. Es una verdura super versátil que te permite reemplazar la “masa” de muchas recetas y conseguir recetas más fit, saludables, livianas y super ricas.

La coliflor pertenece a la familia de los crucíferos y tiene propiedades antioxidantes fuertemente relacionadas a la prevención del cáncer, tiene un alto contenido de fibra y agua, ayudando a prevenir el estreñimiento, contiene nutrientes claves que ayudan a la musculatura, el sueño y la memoria y contiene Vitamina K que es un fuerte aliado para la salud de los huesos. ¿Necesitás otra razón para comer coliflor?

La receta

Para dos personas con hambre:

  • Cocinar al vapor 2 cabezas de coliflor medianas / 1 grande.
  • Procesar con una mini pymer junto a…
  • Un puñado de harina integral.
  • Dos puñados de mix de semillas. Yo usé lino, chía (claves para compactar la masa), girasol y sésamo previamente triturado en un molinillo para café.
  • Sal marina y pimienta  a gusto.
  • Opcional: agregarle 1 huevo.
  • Una vez que tengas todo procesado, formás pelotas pequeñas con la masa procesada (tip para que no se te pegue la masa: mojarte las manos en un bowl con agua entre pelota y pelota) y dentro de cada una colocas un cubo de queso del queso que más te guste (yo usé Cuartirolo Descremado La Verónica).
  • Una vez listas, las espolvoreas con un poco más de harina y…
  • Las llevas de 6-8 minutos a la sartén a fuego medio -alto, previamente engrasado con una cucharada de aceite de coco (o el que uses). Girá las pelotas con la ayuda de una pinza o simplemente removiendo la sartén.

¡Y listo! Serví con alguna ensaladita o lo que te provoque.