Este despegue fue diferente. Mientras el avión carreteaba y despegaba, pude ver como en una película mi vida en Buenos Aires en un instante. Tears included (tons).

Las increíbles personas que conocí, las épocas de la facultad, las mil carreras que empecé (de las que por suerte ¡una terminé!). Mi primer trabajo en Red Bull que ¡qué divertido que fue por Dios! La gente que conocí, los viajes que hice y cómo crecí profesionalmente. Mi segundo trabajo en Puma… Ezequiel el “mono con navaja” Bagnardi, El Jarita… ¡El radio pasillo! Jaja… Mi emprendimiento SisterHood, la DGTEDU y el coding. La gran Meckie que tanto me enseñó.

El Pompi Móvil y las aventuras a bordo. Las amigas que conocí y que tuve la dicha de descubrir que son como hermanas: Paulita, Irina. Las borders, la birra post partido y ¡la concha de la lora el único campeonato que ganamos! Jaja María “la goleadora” Fijal, Trici “Esto Recién Empieza” Soto.

La joda, las fiestas, festivales, boliches, los bobos de las puertas y Pancho “el hijo de perra de la puerta de Jet”. Las fiestitas, los prebo, los prebo “que paja nos dió, ya fue la quedamos”, los Bonfi Fest, las fiestas con espuma, los asados 😋😋😋😋. La cerveza, el campari y, bueno, cabe destacar también las resacas, las idas a laburar fantasmagóricas ¡y gracias a Dios el Alikal!

Mi familia, mi viejito que tanto me bancó siempre en todas y mi vieja que desde Lima también. Mis noviazgos, las convivencias y los aprendizajes.

Y una de las cosas más importantes y life changings que me pasó en la vida: El cambio de paradigma personal donde la vida emprendedora se convirtió en mi objetivo de vida.

Así pasaron 9 años. 9 increíbles años, con altos y bajos, pero de los que sólo puedo recordar risas. Por que para mi eso es la vida. Soy y estoy feliz de todas las cosas que me pasaron, pero todavía más por las cosas que pasarán. Porque los tiempos pasados pueden haber sido muy buenos, pero lo mejor siempre está por venir. El tiempo presente es el “present time”: el día a día es el mejor regalo.

Fueron 9 años de los que espero sean más. Tengo ganas de volver para hacer las cosas que tengo ganas de hacer, pero sobretodo por Fuller. Una personita mágica que hizo de estos últimos meses en Buenos Aires una catarata de emociones increíbles y con el que me di cuenta que lo que siempre soñé, existe.

Estoy en Santiago de Chile esperando el vuelo a Sydney. Me voy de Work & Holiday por unos meses (veremos cuantos) y por ahora voy a vivir a 1 cuadra de la playa (feel free to hate me now 😉

Dreams do come true, for those who truly search them. Ampliare llegando a The Land Down Under.

Xoxo

Aussie Girl (to be)

 

PD: Si, me fui en Premium Business