Uno de los proyectos en los que me encuentro en este momento es en el rediseño de un sitio web y el desarrollo de una landing page. Y más allá del enorme trabajo que representa ¡me encanta!

Te da la libertad de invertir tiempo en investigar, recolectar imágenes, pensar analíticamente qué tipo de diseño debe desarrollarse, efectivamente diseñarlo y demás, para crear nuevos espacios digitales destinados a cumplir objetivos.

Si bien hay momentos donde el “feedback constructivo” a veces te supera, la mayoría de las veces lleva a mejoras y, cuando finalmente el cliente dice “Oh wow”, todo valió la pena.

Hace ya más de un año que descubrí que me gustaba el diseño web y además me parecía un skill super complementario al Marketing Digital. Por lo que me anoté en un curso de desarrollo front-end para aprender a programar. Pero la realidad es que para lograr desarrollos tan maravillosamente como quisiera, quizás tendría que invertir la misma cantidad de tiempo que le dediqué hasta ahora en convertirme en una gran comunicadora.

Por ende creo que lo entendí, está todo más claro. Mi rol en la programación no es el front, ni el full ¡ni mucho menos el back-end! Mi rol es pensar analíticamente cómo un sitio debería ser desarrollado en base a insights y analytics, diseñarlo y dejarlo en condiciones para que un programador super talentoso le de vida.

 

Díganle hola a mi primera landing page 👋🏻

Hope you enjoy the background music 😉