El Statu-Quo

Hasta hace unos meses todo en la vida me iba “smooth”. Había terminado la facultad, empecé a crecer profesionalmente, me dedicaba a trabajar 24/7 y de a poco hacia que las cosas pasen. Tenía grandes sueños con eso, ya que los sueños terrenales me pueden.
Pero cuando llegó el momento de dar otro gran paso en la escalera del éxito profesional en la que estaba enfocada, me eché para atrás. No lo podía creer. No era algo que normalmente haría, así que me propuse entender hacia donde me quería llevar mi corazón salvaje.

Breaking Through

El tema es que algo que empezó como un “hobbie que además me daba plata”, cambió por completo mi más profundo sueño… Ya no quería más ser esa Directora de Comunicaciones regional o ¡mundial! que quería ser. Que vive por y para su trabajo. Quería ser libre. Quería tener algo mío y organizar mis propios tiempos y lugares.
Fue así como me metí de lleno en el emprendimiento que sentí que haría eso posible. Ahí entendí que no me había echado para atrás, si no todo lo contrario: Estaba apostando más alto que nunca, el todo por el todo, all in!!! Así que en el 2013 me di la oportunidad y fui en la búsqueda de ese sueño.

Sueños ¿Hechos realidad?

Lo que jamás pensé fue en todo lo que me iba a doler (dolor real) y todo lo tenía que aprender primero. Nunca había tenido una sociedad, no tenía idea de impuestos ni de facturación, no sabía cómo organizar un presupuesto ni llevar las cuentas… Cash flow what? No tenía idea como fijar precios, como vender, etc, etc, etc… Básicamente no tenia idea de NADA. Lo que pasa es que todas esas actividades son cosas que no haces cuando estás en una empresa grande, donde cada uno tiene tareas muy específicas. En las empresas en las que trabajaba hacía Marketing. Simple y llano Marketing.

Lo que jamás pensé fue en todo lo que me iba a doler

Así que básicamente fue un infierno. Y Bonfi has learnt. Si bien el 2013 no fue uno de los años que mayores satisfacciones me trajo, me introdujo cual despresurización de avión en el mundo real del “sueño nuevo”, Fue un teórico y práctico bien intensivo. Que me boxeó (y me knockeó).

La felicidad de la libertad

Así que si bien me encuentro en una crisis, estoy tan feliz que desbordo. Es la crisis más positiva y real que me pasó en la vida. Y como todo lo que sube baja, como después de cada tormenta viene la calma, este año se termina la joda y empieza lo bueno.
Tiembla todo lo que hoy doy por sentado. Una re-evaluación total. Agarrate 2014!!!