My adventure scrapbook
Search

Por qué me encanta mi vida adulta y no quiero volver a ser niño (aún)

Uno primero es niño; luego pasa por la adolescencia hasta llegar a la adultez. Pero de cierta manera, uno vuelve a ser niño cuando decide tener hijos.

Así como de a poco los cumpleaños dejaron de tener magos para pasar a ser con luces y música para bailar. Un día, de pronto, dejás de preguntarte donde nos juntamos a comer un asado y ponernos en pedo, para pasar a armar legos. Y lo más probable es que no te des cuenta en ningún momento de cómo pasaste de una etapa a la otra.

Sólo que esta vez mi próxima etapa no me va a agarrar por sorpresa. En este momento de mi vida estoy muy consciente de todo lo que vivo y de que aún no estoy dispuesta a volver a correr por la plaza, jugar a las escondidas, ni a ver Peppa pig.

Mi niño interior prefiere divertirse como adulto 💁🏼🥑🍷✈

No me mal interpreten, me gustan los niños. Pero tan sólo el hecho de pensar en seguirles el ritmo de entretenimiento, cuidados y demás, me resulta mentalmente imposible por el momento. Prefiero sentarme a tomar un vino, chequear Instagram y planear mi próximo viaje, que pasarme horas jugando al peek-a-boo.

Cuando era chica siempre me decían que “era la mejor etapa de mi vida” y que la disfrute. Pero sinceramente creo que la mejor etapa de mi vida es ahora. Fue divertido ser chico, pero prefiero decidir mi propia vida: hago lo que quiero, me junto con quienes quiero, trabajo de lo que quiero a la hora que quiero y juego a lo que quiero.

Hacia el final de mis veintis, así estamos país y This is Bonfi se lo ha relatado.

Cada día me despierto con la opción de trabajar desde la punta del Macchu Picchu,

Cima de la Montaña MachuPicchu
-> Aquí seguía trabajando

una lancha en Miami,

Tarde en Jupiter Intercoastal

o simplemente desde el balcón de mi departamento.

El balcón de casa

No necesito pedirle permiso a nadie, ni necesito pedirme vacaciones. Simplemente organizo mis tiempos para disfrutarlos al máximo.

(Dios bendiga internet).

Si bien con Fuller sabemos que queremos ser padres en algún momento, también sabemos que por el momento no estamos listos para ese rol. Ser padres conlleva una enorme cantidad de responsabilidades para toda la vida e implica de cierta manera volver a ser niño. Cosa que hoy, prefiero no serlo.

Por el momento sólo tengo espacio emocional para mis dos gatitas 🙂

¿A alguien más alrededor de los 30 le pasa lo mismo? ¿o soy la única cray-cray?

#VivanLosSobrinos

Bonfi

Soy una persona como cualquiera de ustedes que sube todo lo que hace y le pasa a la nube. Si te identificás con el sentimiento ¡Seguime en esta aventura!

1 Comment
  1. Joselyn

    October 24, 2017 12:14 am

    buenísimo!!!!!!! Tienes una forma de escribir muy entretenida.

Leave a Comment