En pocos meses pasé de ser una chica comprometida con una prospección de familia, hijos y una casa en el country, a soltera con ganas de viajar hasta que el universo me detenga donde sea necesario.
Pasó que hacia fines de enero el desgaste en la pareja empezó a hacerse muy profundo.

A pesar de ir a terapia juntos, nuestras visiones de la vida cada vez se alejaban más y la comunicación simplemente dejó de existir (si es que alguna vez existió). Yo soy muy expansiva y él es pro statu quo. Yo soy soñadora, él es realista. Yo quiero cambiar el mundo, él sólo quiere llegar de trabajar y ver tele. Yo creo en un equilibrio entre los roles del hombre y la mujer, él es machista. Yo creo que puedo hacer lo que sea que me proponga, él cree que sólo podemos hacer “lo que podamos”. A mi me encanta conversar, él prefiere dormir. Yo soy outdoor, él es inhouse. A mi me gusta la turbulencia, él entra en pánico. Para mi la crisis es siempre una oportunidad, para él es un momento de parálisis. Yo trato mis problemas hablándolos, él con ansiolíticos. Yo creo que atraigo las cosas buenas deseándolas con el corazón, él cree que atrae la mala suerte (y que no puede hacer nada al respecto). Y así, on and on…

Era como obvio ¿no?

Me costó mucho tiempo verlo, pero sobretodo aceptarlo. En el medio, mi ex pasó por una apendicitis complicada(no fue peritonitis, pero el efecto fue muy similar) que hizo que estuviera muy delicado y fue su falta de “despertar”,  de ambición por querer ser cada día una mejor persona y por disfrutar de la vida (que quedó demostrado puede terminar en cualquier momento) que terminó por agotarme.

Nuestra relación no podía seguir igual. No soportaba más que fuera igual. O había un volantazo total o se terminaba.

Y se terminó.

Somos dos buenas personas que simplemente no son más compatibles. Y, si bien por momentos me pone triste, siento una tranquilidad interior que hace mucho tiempo no sentía. En mi última sesión con la terapeuta (personal, obvio) me dijo que si sentía alivio, es porque fue la decisión correcta. Y entendí que tuve que soltarlo para que ambos podamos ser mejores personas.

Será por siempre alguien con quien reí hasta descostillarme, disfruté de momentos increíbles, con quien me atreví a soñar con una familia, de quien que aprendí un montón de cosas y, por sobretodo, que amé con locura con cada parte de mi ser.

Espero de todo corazón que sea muy, muy feliz.

#TheEnd

and

#ANewBeginning